.

.

La ergonomía como estudio del trabajo ideal para comprender el problema de los docentes en la Argentina

Para hablar del "permisivismo en el tema de las carpetas médicas de los docentes" antes debemos diagnosticar si existe relación causal entre condiciones de trabajo y salud de los docentes, con sus efectos sobre el ausentismo... solo después se puede decir si hay permisivismo o no... sino uno puede llegar a confundir los efectos nocivos de la organización y del resto de las condiciones del trabajo con un invento de los docentes y con una mentira de los médicos que evalúan su salud... 

Hay un problema de diagnóstico, dudas en la validez de ese diagnóstico, hay una gran confusión que los medios no ayudan a sobrepasar... es urgente que hablemos en base a datos certeros, no a cualquier juicio de valor efectuado en el aire, sobre el trabajo de los docentes... 

Mi gran amiga y colega Gabriela Cuenca realizó junto a otros colegas como Patricio Nusshold un gran trabajo de análisis ergonómico de las condiciones de trabajo de los docentes de la provincia de Buenos Aires y de la CABA. Creo que si algunos periodistas y políticos leyeran sus conclusiones podrían adoptarse muchas medidas que mejorarían la situación de los docentes... y sobre todo nos ahorraríamos horas y horas de Intratables dando vuelta al tema central... 

Pero es verdad que The show must go on... ese el es el negocio contra el cual, como decía Bourdieu, el trabajo del científico no aporta nada... por eso es mejor callar su voz y no darle espacio en la TV... si alguno quiere leer el trabajo de mis colegas, puede pedírselo... les aseguro que es mucho más instructivo que lo que se dice en la TV... apáguenla un rato, como decía* PPDA en los guignols de la info en Francia... es bueno para su salud...




(*) Voilà, maintenant vous pouvez éteindre la télévision et reprendre une activité normale.

Repudio público a la ausencia de paritaria nacional docente. Firmado por trabajadores del Liceo Franco-Argentino Jean Mermoz

Buenos Aires, 23 de marzo de 2017

En el marco de los acontecimientos de público conocimiento relacionados con la falta de un acuerdo paritario en la mayoría de los distritos educativos del país, los abajo firmantes, trabajadores
docentes y no docentes locales de todos los niveles educativos del Liceo Franco-argentino Jean Mermoz, queremos hacer pública la siguiente declaración dirigida a toda la comunidad:
1) Repudiamos por arbitraria e ilegal la no convocatoria a una paritaria nacional docente, en incumplimiento de los artículos 9 y 10 de la ley 26.075 de Financiamiento Educativo. Esta paritaria concierne a todos los actores involucrados en el diseño y la implementación de un proyecto educativo nacional y es el ámbito específico y adecuado para la negociación, la búsqueda de soluciones y el establecimiento de las condiciones educativas en nuestro país. Lo dicho vale no sólo en lo que respecta al salario inicial docente, sino también en lo que hace a cuestiones de infraestructura, a la gestión del Fondo Compensador Salarial y del Fondo Nacional de Incentivo Docente (incluidos ambos en la Ley de Presupuesto Nacional 2017 aprobada por el Congreso de la Nación).
2) Manifestamos nuestro rechazo y nuestra preocupación por la oferta salarial del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que, en los términos en los que se plantea actualmente, convalida la pérdida de salario real sufrida por los docentes en 2016 y tiende a profundizarla gravemente en 2017. Constatamos que la misma situación se repite en la mayoría de los distritos educativos del país.
3) Repudiamos enérgicamente la inédita campaña de desinformación, difamación y amedrentamiento con la que, en las últimas semanas, violando principios básicos de buena fe en la negociación y por medio de recursos manifiestamente ilegales, se ha buscado deslegitimar la práctica y los reclamos docentes, particularmente de aquellos docentes que ejercen su trabajo en el marco de la escuela pública de gestión estatal.
4) Expresamos nuestra solidaridad con las reivindicaciones que los docentes de todos los niveles y ámbitos de la educación sostienen en este momento a través de sus distintas representaciones sindicales. Ratificamos nuestra adhesión a los principios en los cuales se sustentan esas reivindicaciones: defensa de la educación pública, responsabilidad del Estado en su implementación, condiciones salariales y laborales dignas para todos los docentes, condiciones dignas y propicias para la integridad y el desarrollo de todos los estudiantes.
5) Expresamos nuestro deseo de que las autoridades competentes reflexionen y apelen a la racionalidad para cumplir con la ley y poder buscar, de forma consensuada y armónica, soluciones aceptables para los conflictos.
6) Recordamos que nuestro Liceo es, desde su misma fundación, una institución binacional y bicultural que se ve concernida y condicionada, para su buen funcionamiento y su éxito educativo, en igual medida por las realidades francesa y argentina. De manera que las problemáticas y limitaciones que surgen en cada uno de estos ámbitos afecta directamente a nuestra institución que, lejos de estar aislada, tiene un doble ámbito de pertenencia. Apelamos a la conciencia de la comunidad de nuestro Liceo sobre este punto.
7) Nos declaramos en estado de alerta, atentos al curso que tomen los acontecimientos en los próximos días.
8) Ratificamos nuestro compromiso con la educación y con el deseo de brindar a nuestros alumnos todas las herramientas para desarrollarse como personas libres, lúcidas y como ciudadanos pensantes, críticos y autónomos.

POSDATA. 10 de abril de 2017
Repudiamos enérgicamente la brutal represión desatada en la noche de ayer en la Plaza de los Dos Congresos contra docentes que ejercían su derecho constitucional de expresarse y manifestar sus demandas pacíficamente y sin alterar la convivencia, ni el libre tránsito. Acciones y actitudes como la demostrada ayer por las fuerzas de seguridad y quienes las conducen van reñidas con las más elementales normas de la convivencia democrática.

Ergonomía en la carrera de diseño industrial de la UNRN

Es una muy buena noticia que una carrera de diseño industrial en la Argentina cuente con 200 horas de ergonomía... soy una de las docentes que dicta ergonomía cognitiva en esa casa de estudios, y realmente estoy orgullosa del trabajo realizado por Carlos Borri quien fue el creador de la Carrera y de su impronta con ese sello tan fuerte de Ergonomía en el pensamiento del diseñador.

Para más información ... aquí

Cuando la reglamentación en salud laboral no se hace consultando a los especialistas y sigue una lógica comercial

Una reciente resolución de la SRT del Ministerio de Trabajo de la Nación Argentina, la Resolución SRT n° 905/15, es un texto que pretende lograr que los servicios de Higiene y Seguridad y de medicina Laboral estén "más cerca de los trabajadores"

Esta intención es sumamente válida y es innegable la necesidad de que un acercamiento exista, dadas las estadísticas de accidentes y enfermedades profesionales de nuestro país, pero sobre todo dado el ocultamiento de muchas de las enfermedades profesionales en manos de un sistema de prevención de riesgos profesionales que no se digna abordar muchas de las cuestiones más profundas como son los problemas de salud mental mal englobados en los riesgos psicosociales. 

No entraremos en estos detalles que no son menores, pero que no hacen a nuestra preocupación mayor que es el uso del concepto de Ergonomía que acompañan a estos ultimos cambios reglamentarios, sobre todo a través del concepto de Protocolo de Ergonomía que incorpora la Resolución SRT n° 886 - 2015 que supuestamente mejorará el bienestar laboral. 

Mi comentario tendrá dos ejes, uno centrado en el problema del uso de la expresión "Protocolo de Ergonomía" sin que se aclaren quiénes son los profesionales idóneos para llevarlo a cabo y el otro centrado en el desarrollo que se va a ir dando y que ya vemos emerger de formaciones comerciales para dar respuesta a las demandas que genera esta reglamentación, por razones obvias. 

Comenzaré por lo primero, y será comentarles mi opinión acerca de los riesgos que plantea el nuevo "Protocolo de Ergonomía" tanto para los ergónomos como para los trabajadores... Ante todo, estoy muy asombrada de su lanzamiento ya que no cuenta con la aprobación de la mayoría de mis colegas ergónomos. No es de extrañar que la dirección de la ADEA la aplauda y se felicite de este "nuevo logro", ya que hace tiempo vemos como las líneas de trabajo de esa institución se alejan de las preocupaciones de los ergónomos que la hemos fundado. Por otro lado esas planillas y el protocolo en si mismo no son el reflejo de lo que abarca la ergonomía ni de lo que hacemos los ergónomos como profesionales. La ergonomía es más que prevención de riesgos musculoesqueléticos y ese protocolo encierra a la ergonomía en esa dimensión exclusivamente, siendo un problema para los profesionales y para nuestra imagen en el mercado de trabajo. De más está decir que la manera en la que plantea abordar el problema de la prevención de los riesgos musculoesqueléticos es muy simplista, reductora y no coincide con el abordaje más completo que se hace desde nuestra profesión. 
Lo más grave de esta reglamentación es que indica que el Protocolo será desarrollado por personal idóneo, pero no identifica el criterio de idoneidad, por lo tanto decir eso y nada es lo mismo. Lo hemos advertido ante  la ADEA en varias oportunidades, no se qué habrá sido de esta advertencia, pero se ve que no es algo que preocupe por lo menos al presidente quien afirma en la página web que está de acuerdo con el criterio de definir la idoneidad de este modo: "Entiéndase por profesional con conocimiento en ergonomía, a un profesional experimentado y debidamente capacitado que certifique su conocimiento en materia ergonómica."
.
Mi primera conclusión antes tamaña barbaridad, es que la SRT ha aceptado una validación por parte de un organismo profesional como la ADEA, pero que no se ha enterado de que en esa validación solo participaron pocos, y es normal entonces que haya lanzado la reglamentación sin mayores problemas. En este momento, dada la gravedad del tema, pido a los responsables del diseño de esta resolución que le cambien el nombre de "protocolo de Ergonomía", como ya lo hemos solicitado a la SRT hace ya un año -y que la SRT se había comprometido a cumplir- para no afectar la imagen de los ergónomos en la sociedad, ante todo. Deberían cambiarle el nombre para evitar que gente sin formación diga o sienta que hace un trabajo de Ergonomía, lo cual será natural porque estará siendo habilitado por una reglamentación del Ministerio de Trabajo. Con decir que se trata de un Protocolo de evaluación de riesgos musculoesqueléticos o físicos, hubiera bastado. Ya están llegando pedidos de formación más o menos corta a nuestras casillas de correo para que puedan "rápidamente" adquirir las competencias y llevar a cabo los protocolos personas formadas en Higiene y Seguridad y medicina laboral, sin que podamos decir nada al respecto porque la regulación las está habilitando a hacerlo!

Que quede claro que no me opongo a que exista una reglamentación que intente favorecer la detección del problema en la industria, y que para eso se puede delegar en especialistas de diferentes profesiones la tarea del relevamiento del sintoma, e incluso de algunos factores causales presentes en el lugar de trabajo. El problema es que se resuelve utilizando la etiqueta equivocada, dejando de reconocer al profesional ergónomo a quien no se convoca específicamente para dar respuesta al problema (con una formación corta cualquiera puede hacer estas evaluaciones ya que nada prohibe lo contrario) y quien se le apropia el nombre de su profesion entregándosela a personas que no se han formado para ejercerla... Quisiera expresar entonces que creo que sería necesario enmendar esta resolución cambiándole el nombre, evitando asi confundir la aplicación de este protocolo con el ejercicio profesional de la Ergonomía, y que los solo los ergónomos con formación certificable podamos formar parte de los profesionales que trabajen en la identificación de estos riesgos y en el análisis de sus causas, para su prevención y/o corrección. No voy a entrar en los detalles relacionados con la evaluación técnica del protocolo, porque a mi modo de ver el problema se soluciona comprendiendo que no es un protocolo de ergonomía, sino otra cosa, que deberían definir sus diseñadores antes de cambiarle el nombre.

Por otro lado, y como todo tiene que ver con todo, hay un riesgo en cuanto a proliferación de cursos de ergonomía comerciales que van en contra de la verdadera manera de abordar la ergonomía y de ayudar a los trabajadores y a los empresarios a vivir en condiciones más saludables y confiables. En efecto, y lo digo como miembro de un grupo que reflexiona y genera desde hace tiempo los estándares para el ejercicio profesional del ergónomo en la Argentina en coherencia con lo que indican los criterios de la IEA, creo que existen en la actualidad en nuestro país formaciones altamente comerciales y poco serias, que se escudan detrás de presentaciones rimbombantes y de instituciones que "respaldan" los contenidos, y que lo único que harán es permitir sobrevivir a quienes las imparten. Los contenidos de estas formaciones van en contra del modelo de certificación que estamos elaborando hace tiempo. Un detalle no menor es que según nuestro modelo de certificación la pericia solo se adquiere después de varios años de ejercicio profesional en un campo específico o sector de actividad, y estos cursos parecen vender la adquisición de una supuesta pericia en muy poco tiempo. Otro detalle más sutil es el del aprendizaje de la práctica profesional: si los estudios no lo inluyen, habrá que completarlos con un seguimiento por parte de un Senior a posteriori si se quiere certificar. Mi advertencia es que no caigan en la trampa ni de los cursos de 2 meses, ni en la facilidad de los estudios sin filtro, y que miren bien lo que van a hacer antes de pagar su inscripción en ambos tipos de instituciones.

Conclusión: no se si estas reglamentaciones lograrán que los servicios de higiene y seguridad y de medicina laboral se acerquen más de los trabajadores, pero desde ya lograrán alejarlos de los ergónomos, y lograrán que los ergónomos formados no puedan acceder a los trabajadores por el tsunami de pseudo ergónomos que van a liberar tanto los reguladores que no escucharon nuestras alertas y que aceptaron las validaciones de instituciones como la ADEA que no cumplen con las consultas del caso a sus integrantes, quizás y seguramente por error, y las clásicas necesidades de sobrevivir económicamente en un país en el que nos debemos un debate acerca de cuál es la política de Estado que llevaremos a cabo para tratar el tema de la salud laboral seriamente. Lo que hacemos por ahora solo enriquece a los comerciantes, y eso que yo sepa no impacta en la salud de los trabajadores, salvo en esa minúscula porción de la sociedad que como consecuencia come mejor, pero vive de la carroña. 


DISPARITION DE MAURICE DE MONTMOLLIN

Source: Selfexpress
Maurice de Montmollin est décédé le 1er Août.

Avec lui s'éteint une autre grande figure de notre communauté, si active dans l'interpellation de notre discipline sur ce qui la fonde. Son style inimitable et son activité prolixe ont marqué toutes les années où il fut pour ses étudiants et ses collègues un personnage dont la réputation internationale a contribué à soutenir l'influence de la SELF.

Sa famille et ses proches ont souhaité une stricte intimité pour ses obsèques, et informent celles et ceux qui souhaitent lui témoigner leur attachement de poster leurs hommages, témoignages et photos, sur le blog : http://hommageamauricedemontmollin.123siteweb.fr

El vergonzoso uso que hace el Ministro Randazzo de las cámaras de video en los medios para defender lo indefendible.



La importancia de la organización del trabajo 

Todo puede ser verdadero: que los motorman se duerman, que los empleados de las cabinas de la seguridad en los edificios o calles se duerman de noche... y es verdad, y es probable, y es hasta deseable porque somos mamíferos diurnos... y eso es algo que podrán captar nuestras cámaras ... lo anormal sería no tener esa necesidad fisiológica... en caso de no tenerla, deberíamos consultar a un médico de no tenerla... cuando esa "normalidad" es un problema, lo es solo para la organización del trabajo que pretende otra respuesta del ser humano, por error de formación de sus gerentes, de quienes diseñan los puestos, o de quienes evalúan los desempeños de los trabajadores.

Es decir que antes de culpar a quienes duermen en un cockpit es necesario comprender la organización del trabajo en el que deben desempeñarse dìa a dìa... què es lo que explica y favorece que los trabajadores se encuentren en los cockpits con sueño y fatiga? qué sabemos de la participación de las gerencias de las organizaciones en esta realidad? 

Lo falso es que esa "verdad" del sueño sea solo responsabilidad de quienes se duermen... lo falso es que "lo que ocurre" sea solo "lo que se ve", es decir el sueño de los motorman... Lo que no se ve y que es anormal es que las organizaciones suelen regirse por principios organizativos que desconocen que los humanos somos mamíferos diurnos, y deciden no invertir para compensar ese "pequeño detalle" que hace a la naturaleza de nuestra fisiología. Lo anormal es que fuercen la cronobiología de los empleados a dar más de lo que se "diseñó" desde nuestros genes... esta anormalidad es tan verdadera como el sueño de quienes son captados por las cámaras y mostrados como en una arena-circo mediática de tipo romana como los grandes culpables de los accidentes...  las cámaras captan solo una parte de la película, y la película incluye capítulos que no se nos son mostrados, en los que, entre otras cosas, se decide no invertir en una organización robusta, que puede ser mas costosa seguramente que la actual, pero que prevé que el ser humano se duerme de noche, y que para eso compensa con mayor cantidad de personal, con turnos mas cortos, con pausas, con zonas de descanso, con medidas que hacen a la seguridad... esto, cuando no existe, no es culpa de los motorman, sino de quienes les permiten entrar en esos puestos en condiciones inseguras. En el caso de los ferroviarios no se de quién depende esto, pero esa es la pista que deberíamos seguir con cámaras: la actividad de los gerentes técnicos, de los políticos, probablemente de los gremios, o sea de los que deciden verdaderamente la organización del trabajo, la formación de los motorman, la selección de los mismos... ya lo dije en otra oportunidad, habría que empezar apuntando las cámaras hacia las oficinas, más que hacia los cockpits.

Lo verdadero es que hay alguien que decide tomar el riesgo de poner en el puesto de un motorman a una persona que además de ser diurno por naturaleza, puede que no sea la más apta al puesto de conducción de un tren...  quién es esa persona o quienes son esas personas, no lo se en el caso de los ferroviarios argentinos actuales... pero estamos seguros de que el gobierno actual tiene su cuota de responsabilidad en ese sentido, como la tendría cualquier gobierno que estuviera a cargo. Me ha llegado una información que dice que el gremio es el responsable de esta falta de rigor constatada en el proceso de selección de los motorman, en su formación, en la evaluación de su desempeño... puede ser, pero esto es responsabilidad in fine del gobierno también... quien ha decidido que esto esté en manos de los gremios? No es normal que así sea, y si lo es se tiene que asumir el haber delegado en ese organismo este tipo de responsabilidad. Yo como ciudadana no voto a los gremios, voto al gobierno. Por lo tanto espero que las decisiones las tome quien tiene el poder del voto, el gobierno. 

Creo que si fueran serios, los responsables de garantizar la seguridad del transporte público nacional cerrarían el sistema ferroviario hasta tanto no se den las condiciones de seguridad mínimas, y hasta tanto se dediquen más a la prevención que al cine. Porque la prioridad no es ser transportados, sino la vida. 

La trampa de la observación : límites éticos y metodológicos del análisis

Pero volviendo al sueño de los motorman... y a las imágenes... y a la verdad... a una imagen se le puede hacer decir muchas cosas... es interpretable... el arte del analista es combinar lo que se ve, lo que se explica a través de entrevistas, lo que se comprende a través de documentación (estadísticas de averías, de incidentes, etc.). Todos los analistas serios en ciencias sociales sabemos que corremos un gran riesgo de error si nos basamos solo en la observación, y más si la misma se limita a lo que capta una cámara...  en ese sentido, lo que vemos en el video no es garantía de que el operador duerma, máxime que está activando, como comenta Randazzo, el hombre muerto, sin lo cual el tren se frenaría. Duerme o no duerme el motorman? Mira o no mira las señales? Qué decide íntimamente? Eso sale en el video? Que yo sepa no, y lo que se interpreta es pura inferencia del observador... Pero si el ministro tiene alguna otra opinión argumentada, me interesará conocerla... 

Además de esta limitación técnica, está la ética profesional... ningún analista serio y deontológicamente correcto aceptaría juzgar el trabajo de alguien por medio de cámaras únicamente, máxime sin acceder a la autorización del trabajador filmado... en esta situación se da una doble invasión, tanto al sentido de la acción que es directamente obviado y reemplazado por el juicio externo del analista, como a la intimidad del trabajador que no adhiere forzosamente a que sea filmado. Las imágenes que vimos son muy probablemente "robadas", es decir que se generan sin que el operador sepa que la filmación se ha realizado... una suerte de cámara oculta... no se entiende un operador que sepa que se lo filma y que no haga un esfuerzo por evitar comportamientos que puedan ser interpretados del modo en que fueron interpretados ulteriormente. A menos que la situación sea tan grave que se contraten motorman con discapacidades mentales, lo que a esta altura y viendo como se desarrollan los hechos, no me extrañaría. En todo caso, cuando vemos imagenes de operadores que tapan las cámaras, es normal que así sea si el hecho de colocarlas no fue consensuado con los trabajadores, si el contexto no se presta a que las imágenes sean interpretadas con las intenciones de prevenir los accidentes y no de hacer lo que hizo el ministro Randazzo : publicarlas en los medios ni bien las obtuvo para que tanto nosotros (quienes votamos) como los jueces (quienes lo pueden imputar o no en procesos) comprendamos que él es inocente y que la culpa de todo la tienen los motorman. 

La parte que nos toca como usuarios, como ciudadanos

Nosotros, los ciudadanos, los usuarios de los transportes públicos, seríamos más útiles para nuestra propia causa si fuéramos menos espectadores pasivos de la película que nos están vendiendo a través de nuestras TVs. Deberíamos ser más actores del cambio, de la prevención, reclamando mejoras profundas en el sistema ferroviario y no remakes de cine que nos dejen más tranquilos y cómodos observando los supuestos cambios cosméticos desde nuestras butacas. Esto último lo digo porque somos actores del cambio y porque creo que por momentos no medimos el poder que tenemos... 

Lo digo también porque veo cómo hasta los propios trabajadores de otros sistemas, hasta gente que es ella misma víctima de este tipo de situación, cae en la trampa de las cámaras, de lo que la supuesta "prueba objetiva" de esa tecnología genera en las mentes ... lo digo porque veo gente que está cerca mío muy confundida... por esta trampa ... Y hablo de trampa porque el uso en los medios de este tipo de imagen no puede ser fruto de la casualidad, es muy intencional y pretende algo concreto, como bien me lo enseñaran los expertos en decriptar imágenes, entre otros los periodistas de 6,7,8 de los cuales espero que un día de estos se atrevan a entrar en estos temas...

La trampa, más allá de la intención del Ministro, es usar las imágenes para confundir a la gente acerca de la causalidad de los accidentes. Confunde porque oculta lo que no capta la càmara, lo que está inmerso en la parte que no vemos del iceberg del trabajo humano, máxime cuando lo que se filma son situaciones de riesgo... lo oculto es todo lo que explica que lo que la cámara capta, es la historia del lugar de trabajo, son las decisiones tomadas río arriba del cockpit, son las inversiones mal hecha o no hechas, son todo lo que explica que al final tenemos un cockpit lleno de automatismos, pero vacío de ayudas al trabajador... un cockpit que en el mejor de los casos esté diseñado, o sea pensado para el usuario... la trampa es pensar que la cámara capta un error humano que explica per se la causalidad de los accidentes...y es entendible que la mayoría de la gente caiga en esa trampa... porque para no caer hace falta meterse mucho en el tema, estudiar muchos años solo lo que se requiere para comprender estos sucesos, y esto no está al alcance de todos... pero no quita que puedan leer esto por lo menos como un mensaje de un lanzador de alerta, de alguien que sabe quizás lo que otros no saben, porque es normal que no sepan... incluso pensé en modificar el título de este post, porque creo en el fondo que es la trampa en la que caen los propios gobernantes, por desconocimiento, por falta de competencias en el tema... o sea que la vergüenza que denuncio no es tal, seguramente... porque no hay malas intenciones en el fondo, sino intenciones de resolver un problema mal planteado... y eso es incompetencia.

No es simple resolver esta situación... por muchos motivos... entre otros que los especialistas estamos medio complicados para poder intervenir, entre otras razones por nuestra invisibilidad, y porque lo que decimos no es escuchado... hará falta recorrer mucho trayecto y mostrar y demostrar lo que decimos para que podamos actuar en pos de los cambios... Esta mañana me levanté y conversé con familiares míos acerca del tema, y no fue fácil... es un tema que hasta a los mayores enemigos del gobierno genera adhesión al discurso oficial, a esa mentira que denuncio... es increíble, que las cámaras hayan logrado ese milagro "que los anti K adhieran a una política K"... en este tema se mezcla mucho lo técnico con lo político, hay mucha confusión... me ha valido la discusión con mi pareja querida que no puede entender lo que digo sin confundir mi visión con una supuesta tendencia de mi parte a defender a los trabajadores cueste lo que cueste... y si escribo esto es para decirles a quienes piensen eso que no es asi... los trabajadores pueden ser buenos, malos, conscientes, inconscientes, criminales, santos... pueden ser lo que sean... y no los defenderé siempre, para nada... 


Lo que si defenderé es el derecho de los trabajadores y el deber de todo analista de riesgos serio a que, antes de juzgarse el trabajo de un trabajador pueda ser comprendido éste en su contexto, que pueda escucharse el punto de vista de ese trabajador, su historia dentro de la organización como razón y explicación de las conductas constatadas...  Lo que si defenderé es que el trabajo siempre tiene una parte enigmática que debe ser comprendida o que se debe intentar comprender, y esto es válido para los obreros de linea de montaje, para los ingenieros de las oficinas técnicas, para los controladores aéreos, para las costureras, para los enfermeros, para los gerentes, y hasta para quien ocupe el cargo de presidente de la Nación. Defiendo el hecho que no es deseable descontextualizar el trabajo humano y juzgarlo en base a lo observable, menos en casos de situaciones de riesgo, sin acceder a las intenciones reales de los trabajadores, sin comprender la imbricación entre esas intenciones y la organización del trabajo, que depende de otros, y no de los trabajadores mismos. 

Solo aceptaría, entonces, que las cámaras fueran una medida preventiva de los accidentes cuando se hubiera demostrado antes que todo el sistema hace todo por garantizarle al trabajador de primera línea (motorman, piloto, etc.) las mejores condiciones para que éste pueda ser confiable, seguro y que lo haga en las condiciones optimas de respeto por sus características y limites (fisiológicos, mentales, sociales, emocionales, etc.). Antes de llegar a eso, por favor guardemos todos nuestras cámaras y las ganas de mirarlas. No sirven para nada más que para empeorar las cosas, no sirven más que para alejarnos de la verdad cuyo conocimiento es el único garante de la prevención. 

Renuncio a la ADEA por amor

Hoy escribo para anunciar públicamente que renuncio a la ADEA, Asociación de Ergonomía Argentina, asociación que he contribuido a fundar en 2002, desde una idea inicial que teníamos con Gabriela Cuenca y a la que otros colegas se sumaron como Osvaldo Bellettini, Mario Poy, Juan Carlos Hiba, etc.. Eran tiempos de luchas y de ilusiones, de generar cosas desde nuestro lugar, el de los ciudadanos... Hoy el país cambió, por suerte en muchos aspectos para mejor, en otros para peor... pero algo importante que ha ocurrido es el mayor impacto de las decisiones del Estado en nuestras vidas, Estado que muchas veces intenta mejorarnos la vida pero que no lo hace bien por desconocimiento, o en casos más complejos, por mala fe. En este nuevo contexto creo que una asociación como la ADEA debería enfrentar claramente varios objetivos que tienen que ver con participar en la mejora de las reglamentaciones que se determinan desde el Estado y que afectan el desarrollo de la ergonomía, y en particular el del trabajo de los ergónomos en la prevenciòn de la salud, seguridad y fiabilidad en el trabajo. Como no lo está haciendo, a mi modo de ver, prefiero dejar la institución hasta que vengan gestiones más conscientes de esta necesidad, de esta urgencia.

Además de este primer punto, renuncio porque para mi la ADEA debería ser ejemplar para poder ser referencia en el mundo del trabajo... y creo que por ahora la ADEA no lo es: no piensa en cómo mejorar su estatuto despuès de habernos topado con muchas dificultades derivadas de sus contradicciones o indefiniciones, tras haberlas listado inclusive un 31 de diciembre trabajando hasta muy tarde en la noche! La ADEA actual no se autocritica, no revisa sus procedimiento, y sobre todo no es transparente, prolija ni democrática:  es necesario ser muy prolijos en la redacción de las actas de reuniones, escribir lo que se dice, no reconstruir un discurso a posteriori que no refleje lo que se habló y que impide que los miembros se enteren de lo que se dijo realmente... y eso no se hace asi en la ADEA... Ante estas constataciones, e incluso ante sucesivas alertas que dimos algunos, la mayoria de los miembros por no hacer mucho barullo dejan hacer a sus directivos lo que a ellos se les ocurre sin control. Los pocos intentos de mejora de estas prácticas son condenados y frenados, incluso por momentos se ha intentado recurrir a una suerte de tribunal de "justicia" o algo así que frene a los "rebeldes". Eso si, siempre utilizando un tono equilibrado y con expresiones diplomáticas, que no puedan confundirse con el autoritarismo que esconden.

Considero que así no se puede garantizar la participación de los miembros en las decisiones, y que no se avanza en pos del pluralismo. Una reflexión acerca de lo que puede estar generando esto: por lo que me han dicho otros compatriotas que han tenido experiencias asociativas, esta tendencia es muy cultural y tiene que ver con la falta de práctica de la vida asociativa sana y transparente, la falta de modelos participativos de funcionamiento y con la incapacidad de asumir el pluralismo, la controversia como parte de la vida... esto obviamente, ademàs de las cuestiones del poder, la hybris y compañía... Lo que planteo no es un juicio de valor, sino la constatación de ciertos límites para la transformaciòn de estas situaciones, lo que me lleva a decidir la renuncia por ese motivo tambièn... He escuchado recientemente a un miembro importante de la CD decirme que era normal para él que recibieran propuestas de los miembros pero que después la CD hiciera a su entender, sin incluir las propuestas, y sin argumentar el por qué de la exclusión de las mismas. Y aqui viene otro comportamiento que me ha desilusionado y que no puedo entender:  los mismos miembros, ante estas situaciones, en general prefieren la "falsa paz" a la "verdadera controversia"... prefieren "la falsa calma de la hipocresía, pero con buen trato" a "la autentica turbulencia de la disputa", que suele venir con enojos y emotividad... eso es algo que no puedo entender... cómo es posible? Para qué hacer creado una asociación si no se puede decir lo que enoja, lo que nos aleja, lo que nos duele, para encontrarle una salida JUNTOS? Por decir estas cosas se me ha calificado de agresiva, de no querer llevar la ADEA a buen puerto, de no respetar las normas de convivencia en paz y respeto... yo denuncio: estas son prácticas semejantes a las que callan y condenan la protesta social, son vestigios del autoritarismo, y nos debemos liberar de las mismas cuanto antes si queremos crecer como sociedad. No tengamos miedo. La paz es buenísima, pero cuando es el resultado de un proceso de construcción colectivo y de superación de las controversias, no cuando es el resultado de callar y hacer "como si no hubiera ningún problema".

Y luego tengo que mencionar el tercer flagelo, que es para mi como un cáncer en la ADEA: finalmente creo que hemos sido demasiado laxos al dejar ingresar a la ADEA a gente que lo único que desea es figurar, gente que no es profesional en el sentido profundo del tèrmino, que solo quiere tener un label "ergonómico" asociado a su persona, consultora o fàbrica de productos, para que eso le sirva como una suerte de garantía de calidad ante sus clientes, para que eso lo "salve" en cierto modo... o sea, la ADEA como instrumento o vitrina para poder vender mejor sus servicios o productos... El problema es que los hemos dejado ser socios activos, con posibilidad de dirigir la ADEA, y no solo de ser socios adherentes, lo que los hubiera incluido pero sin plantear riesgos... Esto es como decía un profesor el otro día en un seminario al que asistí en la UBA "hay gente que no sería nada si no estuviera en la institución en la que está, ocupando el cargo que ocupa"... y eso me parece en algunos casos lo que ocurre en la ADEA... si algunos no fueran presidente, vice, tesorero, secretario, no serían nadie en el mundo de los profesionales de la ergonomìa ... Buscan llegar a esos puestos para aportar lo que creen desde un lugar que en el fondo esta poco sometido al control social... Sin eso, nadie los reconocería dentro de la profesión... no solo por insuficiencia de formación, porque muchas veces la tienen, pero porque no se pliegan a las reglas de la profesión, porque eso supone confrontarse a los pares, publicar, argumentar el por qué se hace lo que se hace en el terreno, y sobre todo supone decir "no se todo, voy a seguir aprendiendo algo del otro, de mi par"... Esto supone que los egos sean un poco menos grandes, y que las profesiones de base, la medicina y la ingeniería mayoritariamente, deban hacer un impasse y decir "la ergonomía me va a enseñar algo nuevo, lo tengo que aceptar"... esto se ve reflejado claramente en la manera en que maltratan incluso a su aliada institucional, la IEA (Asociación Internacional de Ergonomía) no haciendo ningún aporte serio a la misma, dejando de participar en muchas de sus actividades durante años... La IEA no está al tanto de las prácticas reales de la mayoría de los dirigentes de ADEA, de sus pensamientos profundos, y cree que estos adhieren a sus principios... pero eso es mentira, no adhieren. Y esto lo se porque he pasado mucho tiempo "invitándolos" a que certifiquemos los ergónomos profesionales, pero esto no fue posible... no piensan en certificar como lo propone la IEA con sus referenciales... en eso no creen, pero no lo dicen explícitamente y por el contrario si pagan la cuota anual para "hacer como si creyeran"... No sea cosa que se les quite el único paraguas que tienen para avalar su pertenencia a una institución seria ...

Todo esto junto hace que las miserias más horrendas se junten por momentos en las comisiones directivas, que se ignore a los miembros de ADEA, incluso a los fundadores, cuando estos reclaman temas de debate ausentes, acciones sobre la reglamentación ausentes, la necesidad de reconocer la profesión y de generar un sistema de certificación, por ejemplo. Mi experiencia me lleva a pensar que se frenan sobre todo los temas que afectan la capacidad de trabajo de quienes están en la comisión directiva, finalmente. Si planteamos una reforma que exija por ejemplo ser ergónomo a un fabricante de muebles "ergonómicos", o en todo caso que este contrate a un ergónomo profesional para que se pueda diseñar correctamente su producto, la sensación es que se cuestiona el trabajo los fabricantes, en vez de pensar que se mejoran las condiciones de trabajo de los usuarios y clientes de esos fabricantes... Si se plantea un sistema de certificación del ergónomo profesional, (siendo incluso opcional, no obligatorio!) la reacción mayoritaria es "lo hicieron para dejarme afuera a MI"... sin pensar en que es necesario elevar la vara de la calidad porque en el país pululan los irresponsables y los estafadores si no ponemos un referencial desde la profesión... referencial que pueden o no tomar los clientes... encima eso, ni siquiera sería obligatorio... pero eso ya es MUCHO ... o sea, siempre la mediocridad, tirándolo todo para abajo...

Otro capítulo aparte es la negociación con el Estado... últimamente vemos con mucha preocupación la falta de mejoras en la resolución 295 anexo 1, a pesar de que los ergónomos hemos enviado nuestras sugerencias, entre otras la idea de que se mencione claramente que en la regulación la práctica de la ergonomìa debe ser ejercida por ergónomos profesionales. También se agrega a este primer texto el de un dcreto presidencial (1338) que deja afuera a los ergònomos de la prevenciòn de enfermedades profesionales y de accidentes, optando por la higiene y seguridad y por la medicina del trabajo como profesiones encargadas de evaluar las "condiciones ergonomicas"...  mas alla de los errores u horrores que el uso de estos terminos y expresiones puedan implicar, està la idea de que ya entre estos dos grupos profesionales" se cocina" la ergonomìa... si no fuera que he hablado directamente con miembros de la CD actual de la ADEA y si no hubiera escuchado sus respuestas a este interrogante, no dirìa lo que pienso ahora: ellos ya tienen licencia para hacer "ergonomìa", por lo que estàn tranquilos... no hay mas nada por què luchar... pero què hacemos los ergònomos que no somos ni medicos laborales ni lic. en higiene y seguridad? què hacen los ergonomos recibidos en la UTN que antes fueron kinesiologos, Terapistas ocupacionales, psicologos, fisioterapistas, ingenieros (sin posgrado en higiene y seguridad), diseñadores industriales? A donde quedan todos estos profesionales que SI son ergonomos desde un punto de vista profesional porque han seguido una formaciòn compatible con los criterios de certificaciòn internacionales de la IEA, màxime cursando una carrera acreditada por la CONEAU?

Existen muchas más razones para renunciar a èsta ADEA que no viene al caso citar acá pero que tienen que ver con un desprecio constante que siento y recibo por parte de la mayoria de los miembros de la CD actual. Por eso me despego de esa linea de trabajo, digo claramente que no adhiero a la misma, ni la comparto, ni la avalo. No usarán mi nombre para avalar lo que hacen... no se puede dejar hacer cualquier cosa como aliarse a instituciones que son comerciales y no científicas y que realmente no saben de ergonomìa, que no quieren saber y que "sacan de la galera" centros de estudios ergonómicos porque debe ser comercialmente correcto... No quiero que mi grupo profesional de pertenencia siga esa lìnea, quiero cambiar.

Con todo esto les digo lo que tengo en el corazòn, en la mente, en el alma, de un modo espontáneo y sin cuidar demasiado el estilo de redacción, pero sintiendo muy fuerte la necesidad de compartirlo con todos: si la ergonomía argentina sigue así, no podrà participar en el proceso de prevenciòn de los accidentes y de las enfermedades profesionales, no podrà aportar a la mejora de la fiabilidad humana en los sistemas... Seguiràn los Cromagnón, los Once y Castelar, los Lapa y los Austral, los Keyvis, los Brandsen, los accidentes de sillas de ski, los derrumbes de edificios, los suicidios en el trabajo y todas las consecuencias de un trabajo mal pensado, mal gerenciado y mal mejorad, a cargo de especialistas centrados en el ergomarketing vacio de contenido, llenos de ambiciòn econòmica y de codicia. Sin ciencia y sin lo más importante que es el amor por el otro. Monique Noulin decía que sin amor no hay ergonomía posible. Y coincido con mi maestra, y creo que con mi decisiòn hoy yo estoy reivindicando al amor como instrumento de intervenciòn.  Mi amor por la ADEA que fundé no desaparece, solo se recicla en el amor por el otro.

A partir de ahora solo me dedicaré a hacer crecer la formación de especialistas, a formar a otros profesionales como los diseñadores industriales del interior del país a pensar en que la ergonomía es una herramienta para ellos pero también una posible vía de desarrollo profesional. Estaré cada día más presente en la formación de nuestros ingenieros, arquitectos, y especialistas en desarrollo de sistemas de información...creo que  la ergonomía tiene que ser conocida por todos ellos para ser contemplada, en la medida de lo posible, en su propia práctica profesional, pero sobre todo para que ellos puedan hacer intervenir a los ergónomos profesionales cuando el proyecto los exceda. Aquí en Argentina hay demasiados accidentes, enfermedades profesionales, demasiada falta de reconocimiento en el trabajo para que los ergónomos estén desempleados. Vamos a formarlos, y tendrán mucho trabajo, y serán respetados desde el Estado porque haremos todo lo posible por lograr el reconocimiento de su profesión. ADEA de a poco irá comprendiendo estos desafíos, y cuando esté lista, volveré. 

Seguramente me concentre también en crear junto a los profesionales ergònomos una asociación que se especialice en defender los derechos de los ergónomos. La nueva asociación sería nuestro lugar de encuentro entre profesionales, entre profesionales y clientes, entre los trabajadores que habrán recibido mucho de nuestros ergónomos y de los que nuestros ergónomos habrán aprendido mucho. Sería un espacio de ciencia, de critica constructiva a nuestras prácticas de intervención, de aprendizaje continuo entre colegas y personas a las que habremos intentado mejorarles la calidad de vida laboral. Sería un espacio de encuentro entre la ciencia y la política, porque la ergonomía es ese encuentro, también.

Alguien me decía el otro día que los ergònomos podríamos incluirnos en la categoría de "militantes"... y quizás tenga razón, y que parte de esa militancia del ergónomo sea renunciar a lo que no va con sus convicciones... Creo que eso hago hoy, renuncio a la ADEA porque no coincido con muchas formas de desarrollo de esa institución... y porque en el fondo milito por el amor... 

Certificación del Ergónomo Profesional: ¿por qué es importante? ¿por qué debería adherir a ella?

08 de mayo 2013
Por Peter Budnick, PhD, CPE


Este artículo se reproduce con el permiso de los archivos de The Ergonomics Report ™ , donde fue publicado originalmente el 15 de febrero de 2012 - hace más de un año. (traducción Michelle Aslanides)

Mi historia con la certificación profesional se remonta a 1977, cuando me concedieron la certificación profesional los instructores de esquí profesionales de los Estados Unidos de América (PSIA). Yo tenía tan sólo 16 años de edad, y estaba buscando con muchas ganas una forma de cubrir al menos los costos, o mejor aún, desarrollar mi vida en mi deporte favorito. En ese momento, seguramente no entendía la importancia y el significado de la certificación profesional, y aunque sabía que el mercado la requería, las razones no estaban muy claras para mi mente joven. Mirando hacia atrás, reconozco que el mercado del esquí exigía la certificación como un medio para proteger a la población de ciertos "charlatanes", irresponsables y estafadores, para mantener un nivel de calidad en los conocimientos, habilidades y prestación de servicios, y para proteger a los instructores certificados y las estaciones de esquí que nos empleaban de toda responsabilidad. Permanecí activo como instructor de esquí, y me mantuve al día con mi certificación a través de las clínicas de capacitación obligatorias, a lo largo de mis años de pregrado, durante los cuales la vida me llevó hacia nuevas direcciones.

Avanzo rápidamente hasta 2012, y me encuentro profundamente involucrado en la certificación profesional, pero ahora en el campo que fue mi elección, la ergonomía. Curiosamente, con todos los beneficios que la ergonomía puede y debe aportar a la gente, el mercado de la ergonomía sigue siendo un tanto disperso y confuso. Las razones para esto son muchas, y ésto no es de ninguna manera exclusivo de nuestro campo, pero sin duda, nuestro mercado se encuentra todavía en una fase incipiente, emergente. La certificación profesional, sin embargo, ya ha jugado un papel importante en la madurez de nuestro mercado, y jugará un papel aún mayor en el futuro. La profesión de la ergonomía ha logrado grandes avances en este sentido en los últimos años, pero como con cualquier cosa, siempre habrá espacio para mejorar, y se requiere una estrategia de mejora continua para mantenerse al tanto de las nuevas necesidades de las partes interesadas, incluidos los usuarios finales, nuestros clientes finales (ver  BCPE Announces Pilot Exam as Part of Updated Certification Process como un ejemplo de una organización eficaz que practica la mejora continua).

Este tema está muy fresco en mi mente por varias razones: (1) ayer [14 de febrero de 2012] participé en una sesión de la Conferencia de la IEA (IEA Conference), llamada "Certificación en Ergonomía en el mundo"  (Ergonomics Certification Around the World); (2) he escuchado recientemente que la IEA (Asociación Internacional de Ergonomía o IEA ) considera que la certificación profesional es un aspecto fundamental del crecimiento y de la influencia de la ergonomía, y (3) que he encontrado recientemente quiropráctas fraudulentos (fraudulent chiropractors), lo que me ha llevado a darle tal importancia al profesionalismo, cualquiera sea el campo de práctica creíble que se considere.

La palabra "certificación" se utiliza en muchos contextos diferentes, pero hay diferencias entre los usos más comunes de la expresión:

- Certificado: No se trata de certificación; asistir a un curso y recibir un certificado (de finalización) no es la certificación.
- Certificación: Este término a menudo mal utilizado para describir lo que se entiende mejor como un certificado de finalización. Hay grupos privados que proveen entrenamiento y luego dicen a emitir una certificación. No se deje engañar. A veces, sin embargo, esas organizaciones dan un paso más allá y ofrecen un examen, por lo general inmediatamente después de la formación y que fué diseñado acorde a la misma. Otros pueden incluso hacer un poco de seguimiento de revisión del producto del trabajo. Si bien esto puede ajustarse técnicamente a algunas definiciones de la certificación, el valor y la credibilidad de la certificación en el mercado se basa enteramente en la fuerza y ​​el rigor del proceso de examen y de revisión, y sobre el reconocimiento del mercado y el respeto de dicha organización. No hay nada malo con este tipo de certificación, pero no se debe confundir con la certificación profesional. Haga su tarea antes de buscar este tipo de certificados o certificaciones, y reconozca que cuanto más fácil de alcanzar sea, menos riguroso será, y menos valor le aportará en el mercado.
-Certificación de Asociado: Esto suele ser una designación de certificación que se ofrece por un organismo de certificación, que también ofrece la certificación de nivel profesional. Puede ser, por un lado, un nivel de certificación que demuestre que el candidato ha alcanzado un nivel de competencia definido en un campo determinado,  pero que él o ella no practica en ese campo a tiempo completo, o que él o ella practica con o bajo la dirección de un profesional certificado. Por otro lado, Certificación de Asociado también puede ser concebido como un paso hacia una certificación profesional cuando un individuo progresa en un campo de práctica. Las Certificaciones de Asociados deben incluir el mismo rigor en el procedimiento y en los requisitos éticos de la certificación profesional, pero requiere un menor nivel de conocimientos y de experiencia que el nivel profesional.
- Certificación Profesional: Para ello es necesario un proceso de evaluación riguroso y requiere una organización cuyo único objetivo y sea garantizar que las personas a las que certifica hayan demostrado un nivel mínimo de competencia y experiencia en un campo determinado de la práctica. También se requiere la adhesión a códigos éticos de conducta. No debería ser "fácil" obtener la certificación profesional a través de las organizaciones que establecen sistemas de certificación profesional fuertes y creíbles. Las certificaciones profesionales también deben incorporar requisitos para que quien sea titular de una certificación se mantendrá activo y seguirá aprendiendo y estará al día en su campo (esto se conoce como re-certificación, o la continuidad de la certificación).

No hay duda de que alguien puede ser muy competente y ético en el campo de la práctica, sin embargo, que no esté certificado. Todos conocemos ejemplos de este tipo de personas. Y no hay ninguna garantía de que alguien que ha logrado la certificación profesional en realidad la practique de una manera competente y ética. Todos conocemos ejemplos de esto, también. Sin embargo, un buen sistema de certificación debe "elevar el listón" de la práctica, la mejora continua y la actualización de los requisitos para que coincida con las necesidades del mercado y el estado de la técnica en el campo de la práctica. Asimismo, no debe frenar la innovación, sino permitir que el campo madure y satisfaga las cambiantes demandas del mercado.

La certificación profesional no debe ser un sistema diseñado sólo para proteger a aquellos que han logrado su competencia. En su lugar, debe ser inclusiva, pero también exclusiva, ya que siempre habrá algunos candidatos que no pueden cumplir con los requisitos.

Si no está certificado en algún nivel de ergonomía, le recomiendo que lo haga dentro de sus intereses y sus medios. Si usted ya tiene algún tipo de certificación relacionada con la ergonomía, lo invito a que busque una certificación de nivel superior. Si usted ya está certificado a nivel profesional, le invito a que revise la credibilidad de la organización que lo ha certificado y a que se asegure de que cumple con los requisitos de la verdadera profesionalidad. Si usted está certificado por un organismo de certificación creíble que mantiene un sistema riguroso de certificación, lo invito a participar y ayudar a que la organización a mejore en forma continuamente.

Adhiera a la certificación por usted mismo, por su profesión, pero lo más importante, adhiera por el público al que servimos y protegemos.

Copyright (c) 2013 Ergoweb Inc. Used by permission.

Professional Certification: Why It's Important, Why You Should Embrace It

Source: http://www.ergoweb.com/news/detail.cfm?id=2718

May 8, 2013 

By Peter Budnick, PhD, CPE



This article is reprinted with permission from The Ergonomics Report™ Archives, where it originally appeared on February 15, 2012 -- over a year ago.
My history with professional certification goes back to 1977 when I was awarded an associate level certification designation by the Professional Ski Instructors of America (PSIA). I was just 16 years old, and I was looking hard for a way to at least cover my costs, or better yet, make a living at my favorite sport. At the time, I surely didn't understand the importance and significance of professional certification, and though I knew the marketplace demanded it, the reasons were not clear to my young mind. In retrospect, I recognize that the skiing marketplace demanded certification as a means to protect the public we served from charlatans, reckless actors and frauds; to maintain a level of quality in knowledge, skill sets and service delivery; and to protect certified instructors and the ski resorts that employed us from liability. I remained active as a ski instructor, and current with my certification through the mandatory training clinics, throughout my undergraduate college years, when the flow of life took me in new directions.
Fast forward to 2012, and I find myself deeply involved in professional certification, but now in my chosen field of ergonomics. Oddly, for all the benefits ergonomics can and does bring to the public, the ergonomics marketplace remains somewhat scattered and confused. The reasons for this are many, and it's in no way unique to our field, but arguably, our market is still in an emerging phase. Professional certification, however, has already played a significant role in our market maturity, and it will play an even greater role in the future. The ergonomics profession has made great strides in this direction in recent years, but as with anything, there will always be room for improvement, and a continuous improvement strategy is required to stay abreast of the evolving needs of the stakeholders, including end-users, our ultimate customers (see BCPE Announces Pilot Exam as Part of Updated Certification Process as an example of an effective organization practicing continuous improvement).
This topic is very fresh in my mind for several reasons: (1) yesterday [February 14, 2012] I participated in an IEA Conference session, Ergonomics Certification Around the World; (2) I've recently heard that IEA (the International Ergonomics Association) considers professional certification a critical aspect of the growth and influence of ergonomics; and (3) I've recently encountered fraudulent chiropractors, driving home the importance of professionalism in any credible field of practice. 
The word "certification" is used in a lot of different contexts, but there are distinct differences between the most common uses of the term:
  • Certificate: This is not certification; attending a course and receiving a certificate (of completion) is not certification.
  • Certification: This term is often misused to describe what is better understood as a certificate of completion. There are private groups that provide training, then claim to issue a certification. Don't be fooled. Sometimes, however, such organizations will go one step further and provide an exam, usually immediately following training that was tailored to that exam. Others may even do some follow-up work-product review. While this may technically fit some definitions of certification, the value and credibility of that certification in the marketplace rests entirely on the strength and rigour of the examination and review process, and upon the market's recognition and respect for that organization. There is nothing wrong with this type of certification, but it should not be confused with professional certification. Do your homework before pursuing these types of certificates or certifications, and recognize that the easier it is to attain, the less rigorous it will be, and the less value it will bring you in the marketplace.
  • Associate Certification: This is usually a certification designation that is offered by a certification body that also offers professional level certification. It can either be a level of certification that demonstrates that the candidate has acheived a defined level of competency in a given field, but that he or she either does not practice in that field on a full time basis, or that he or she practices with or under the direction of a professional level certified individual. Associate certification may also be designed as a stepping stone to a professional certification as an individual progresses in a field of practice. Associate certifications should include the same process rigour and ethical requirements as professional certification, but require a lower level of knowledge and experience than the professional level.
  • Professional Certification: This requires a rigorous evaluation process, and it requires an organization whose sole focus and goal is to ensure that the people to whom it issues certification designations have demonstrated a defined minimum level of competency and experience in a given field of practice. It also requires adherence to ethical codes of conduct. It should not be "easy" to achieve professional certification through organizations that establish strong, credible professional certification systems. Professional certifications must also incorporate requirements that a certificate holder remain active and continue to learn and stay up to date in their field (this is often called recertification, or continuance of certification).
There is no doubt that someone can be very competent and ethical in a field of practice, yet not be certified. We all know examples of such people. And there is no guarantee that someone who has achieved professional certification will actually practice in a competent or ethical manner. We all know examples of that, as well. However, a good certification system should "raise the bar" for practice, continually improving and updating its requirements to match the needs of the marketplace and the state-of-the-art in the field of practice. It must also not stifle innovation, but instead allow the field to mature and meet the ever changing demands of the marketplace.
Professional certification should not be a system devised merely to protect those who have achieved it from their competition. Instead, it should be inclusive, yet also exclusive, in that there will always be some candidates that are unable to meet the requirements. 
If you are not certified at some level in ergonomics, I strongly encourage you to do so within your interests and your means. If you already have some form of ergonomics-related certification, I encourage you to seek a higher level certification. If you are already certified at a professional level, I encourage you to review the credibility of the organization that certified you and make sure it meets the requirements of true professionalism. If you are certified by a credible certification body that maintains a rigorous certification system, I encourage you to get involved and help that organization continually improve. 
Embrace certification for yourself, for your profession, but most important, embrace it for the public we serve and protect.
[Follow-up note: If you've ever considered pursuing professional certification, BCPE's upcoming Pilot Exam offers candidates a substantial discount.]

Copyright (c) 2013 Ergoweb Inc. Used by permission.

John Wilson, a great ergonomist has left us

John Wilson nos ha dejado... 
Fue un profesor, un colega, un amigo ... un luchador contra la guerra de Malvinas...fue un ergonomo inglés
Muy triste de haberlo perdido, y contenta de haberlo conocido

Michelle

*******

Dear Colleagues,

The IEA was saddened to learn of the passing of John Wilson on July 3, 2013.  John was a long time and active member of the IEA Council and was a co-author on the Future of Ergonomics paper that many societies are using as a road map going forward.  John was Professor of Human Factors at the University of Nottingham, UK where he had worked since 1983 as well as working part-time at Network Rail since 2008.

Our gratitude for all that John contributed to the ergonomics community and our condolences go out to his family and the IEHF.  Should you wish to send a message to his family, a webpage has been set up at http://profjohnrwilson.wordpress.com/

Warm Regards,

Margo

Margo Fraser, M.Sc., CCPE
Vice-President and Secretary General
International Ergonomics Association

Video cameras won´t help prevent accidents in Argentina´s railway system

I hesitated a lot to write this note, but I just feel that if I don´t do it, I won´t contribute from my perspective to accident prevention, whether they concern train, plane or other means of transportation.
In Argentina, a phenomenon occurs very similar to the rest of the world: there are many specialists in understanding the human causes of accidents who can intervene directly in transport organizations to improve systems and prevent future accidents. These ones only appear when a judge comes up with the unusual idea to consult the guide university researchers, very occasionally, and only in the stage - less productive in terms of prevention - which is investigating the crash, which occurrs after the deaths of innocent passengers and bystanders. Therefore, there are a few specialists who are not consulted "before" but only after the accident, which puts us in a very unproductive situation in terms of prevention. The worse is that in general we are not requested. I work in the UTN, I run a specialization in Ergonomics and it´s well known I am specialized in industrial risk management, and yet I don´t recieve any consultation, neither do my colleagues from other universities, despite sending letters, offering our services and help, even in my case, for free.
So I think, therefore, by the absence of a qualified vision on what are the mechanisms of causation of accidents involving human decisions, particularly in our country, the situation will become more serious. Because people do not understand the complex phenomenon, and perform "repairs" of problems that are not well posed, which do not correspond to workers reality involved in accidents. Hence the recurrent accidents, violent manifestations of users, the violent demonstrations of workers, unions, etc.. If nothing is done to understand the genesis of these accidents seriously, this situation will continue, in the chaos, "on the road to death" every day. Of course I do not think the point of view of science is by itself sufficient to reverse this trend to chaos, but I think if we could add our view to a "preventive" project , others might be the conclusions of the diagnoses made, and others could be the designed road maps. Let me explain this idea.
What specialists in human behavior in risky situations study is an intangible that escapes to video cameras per se ... what we study is what workers live day to day, which can not be explained in three sentences... we study the moments when they should get away from the rules and run the transportation system ... another thing is safety and how they take it into account in the deviations ... Workers today in Argentina are constantly navigating a world that went off the "normal" rails, initially intended or designed by the engineers (aeronautics, rail, roads, etc..) ... the system itself is derailed, it has migrated as Rasmussen has explained long time ago... workers activity is oriented to achieve, within that Derailment widespread (systems don´t work as well as they have been designed, tehy need to be operated in a degraded mode: non-functioning traffic lights,  non-functioning signal lights on roads,  non-functioning systems to guide pilots on their flights, etc..) as less errors as possible and decide if work is acceptable under these conditions. Motorman often do not start to work because they are against the safety conditions provided by the companies ... then the problem becomes facing the users rage, so that´s how the workers live in hell ... That's why some of them do they job anyway, even against safety rules ... some of them certainly do so because there comes a point where they deny the risks through psychological defenses, the same that fighter pilots or construction workers develop, as we can understand by reading Christophe Dejours´s texts and clear explanations.
My point is that what the cameras let you see is the visible side of worker´s activity, what is observable from the outside, the deviations with respect to the written rules that we know can not be met if we are purists, because in that case not a single plane would take off, not a single train or truck would work ... and again, that happens here in Argentina, but also in many industrially developed countries ... the phenomenon here is increased by the lack of planning in the design or purchase of technology, reaching basic contradictions in the technologies used to deliver the services. The other day a member of the staff of the railway union commented how different rail train parts are purchased from diferent suppliers - for the same train! - and so how we have trains monsters combining technologies that are not 100% compatible, generating potentially serious incidents ...
Thus we have in the market a patchwork of technology that combines different designs, with different logics, that workers must transform into instruments using them very different ways from those wirtten in their operating manuals ... and of course this deviated activities hace their own risks ... and are not infallible creative activities of workers, this "quick fix" has its limits ... but who begins to fix quickly? workers as motorman, pilots, truckers? Or are there also maintenance mechanics and especially line managers involved in the quick fix process? The most advanced theories of accidents take into account organizational factors and resilience as mechanisms to understand causes of accidents ... these models address the involvement of managers in the decisions concerning the technologies that must be used and maintained by workers to transport passengers safely.

If we put cameras in "end workers" workstations as suggested recently by Argentina´s government, we won´t not necessarily understand what explains their deviations with respect to standards. On the other hand, we will not understand what others upstream workers in the system have done to contribute positively or negatively to generate the poor working conditions of the end workers. We will not understand if a bad decision concerning the  maintenance signaling system malfunction was involved or if the decision of a manager in charge of financial decisions of the company decided not to invest in repairing the signs. We will not know anything about what end workers (pilots, motorman, truck drivers) do every day to keep, under these degradated conditions, the trains working as safe - or as less unsafe- as possible. We won´t understand anything. We will "see" everything, but won´t understand much. In any case, if we had to put cameras somewhere, we should start putting them in the offices of those who decide the working conditions of end workers, of drivers, pilots, motorman. We would not understand much, but at least we would be looking at the work of those in charge of the economical and technical decisions concerning system´s safety, not only on the workers that have little power and leeway to change that reality.

Las cámaras no van a servir para prevenir accidentes

Dudé mucho en escribir esta nota, pero es que siento que si no lo hago no habré contribuido desde mi lugar a la prevención de los accidentes de transportes, ya sean éstos de tren, de avión o de otro tipo de medio. 
En la Argentina ocurre un fenómeno muy semejante al del resto del mundo: no existen muchos especialistas en comprender las causas humanas de los accidentes capaces de intervenir directamente en las organizaciones de transporte para mejorar los sistemas y prevenir futuros accidentes. Solo aparecen, cuando a algún juez se le ocurre la idea inusitada de consultar la guía de investigadores universitarios, muy de vez en cuando, y solo en la etapa menos productiva en términos de prevención que es la investigación del accidente, una vez ocurridas las muertes de inocentes pasajeros y transeúntes. Osea, los pocos especialistas que existen, no son consultados "antes de" sino tras el accidente, lo cual nos ubica en un lugar poco productivo en términos de prevención. Lo más grave es que en general no somos solicitados. Yo trabajo en la UTN, dirijo una especialización en Ergonomía y se sabe que me especializo en gestión de riesgos industriales, y así y todo nadie consulta. Ni a mi ni a mis colegas de otras universidades. No nos consultan a pesar de haber enviado cartas de presentación, ofreciendo nuestros servicios y ayuda, incluso en mi caso, gratuitamente. He enviado una propuesta para integrar la comisión de investigación del accidente de Castelar, y no hay feedback positivo. Solo se integran a los ingenieros que comprenderán los fallos humanos como un no respeto a las reglas técnicas, no habrá otra mirada sobre el asunto. 
Creo entonces que, por este motivo, por la ausencia de una mirada calificada acerca de cuales son los mecanismos de la causalidad del accidente que involucran las decisiones humanas, en particular en nuestro país, la situación será cada vez más grave. Porque no se comprende el fenómeno complejo, y se realizan "reparaciones" de problemas que no están bien planteados, que no corresponden a la realidad de lo que viven los trabajadores involucrados en los accidentes. De ahí los accidentes recurrentes, las manifestaciones violentas de usuarios, las manifestaciones violentas de trabajadores, de gremios, etc. Si no hacemos nada por comprender la génesis de estos accidentes seriamente, seguiremos así, en el caos, en el camino a la muerte día tras día. Claro que no creo que la mirada de la ciencia sea por si misma suficiente como para revertir esta tendencia al caos, pero creo que si nos sumáramos al proyecto "preventivo", otras podrían ser las conclusiones de los diagnósticos efectuados, y otras podrían ser entonces las vías de solución. Me explico.
Lo que estudiamos los especialistas en comprender las conductas humanas en situaciones de riesgo es un intangible que escapa a las cámaras de video per se... lo que estudiamos es lo que viven los trabajadores dia a dia, lo que no es posible explicar en tres frases, lo que genera que por momentos deban salirse de las normas y no respetar algunas señales si lo que deben hacer es hacer funcionar el sistema de transporte... otra cosa es la seguridad... Los trabajadores hoy en día en la Argentina están constantemente navegando en un mundo que se fué de los carriles de la "normalidad" inicialmente pensada o diseñada por las ingenierías (aeronautica, ferroviaria, vial, etc.)... el sistema en si mismo está descarrilado... la actividad de los trabajadores consiste en lograr, dentro de ese descarrilamiento generalizado (no funcionan los sistemas como se los ha pensado, funcionan en un modo degradado: no funcionan los semáforos, las luces de señalización en vías, los sistemas para guiar a los pilotos de avión en sus vuelos, etc.) cometer la menor cantidad de errores y decidir si trabajar es aceptable en esas condiciones. Muchas veces no salen los motorman porque están en contra de las condiciones de seguridad brindadas por las empresas... luego el problema es enfrentar a los usuarios, y los trabajadores viven en un infierno... Por eso es que intentan subir igual a los trenes y llevarlos... otros subirán porque ya llega un punto en que niegan gracias a defensas psicológicas, cual piloto de caza o obrero de la construcción, los riesgos a los que se exponen... esto lo pueden comprender leyendo los textos de Christophe Dejours que lo explica tan bien. 
A lo que voy es que lo que las cámaras permiten ver es lo visible de la actividad, lo observable desde afuera, los desvíos con respecto a las normas escritas que sabemos no se pueden cumplir si somos puristas, porque en ese caso no saldría ni un solo avión, ni un solo tren, ni un solo camión... y repito, eso ocurriría aquí en la Argentina, pero también en muchos países desarrollados... aquí se incrementa el fenómeno por la falta de planificación en el diseño o compra de la tecnología, habiendo de entrada contradicciones básicas en las tecnologías que se usan para brindar los servicios. El otro día comentaba un representante del personal ferroviario cómo se adquieren partes de los trenes comprándolas a un proveedor, otras - del mismo tren!- a otros, y así llegamos a tener trenes monstruos combinando tecnologías que no son 100% compatibles, lo que genera incidentes potenciales graves...
Así llegamos a tener en el mercado un patchwork tecnológico que combina retazos de diferentes diseños, pensados con diferentes lógicas y que los trabajadores deben transformar en instrumentos usándolos de modos muy diferentes a los que figuran en sus manuales... y claro que esto conlleva sus riesgos... no son infalibles las actividades creativas de los trabajadores, el famoso "lo atamos con alambre" tiene sus límites... pero quién comienza a atar el alambre? son solo los trabajadores como los motorman, los pilotos, los camioneros? O son también los mecánicos de mantenimiento y sobre todo los responsables jerárquicos de estos técnicos? Las más avanzadas teorías de los accidentes hablan del factor organizacional y de la resiliencia como mecanismos a comprender antes de diagnosticar causas de accidentes... entre otras cuestiones abordan la participación de los gerentes en las decisiones acerca de las tecnologías que deben utilizar y mantener los trabajadores para lograr transportar a los pasajeros en forma segura.
Si ponemos cámaras en los puestos de "final de línea", de los conductores de los transportes, no comprenderemos forzosamente lo que explica sus desvíos con respecto a las normas. Por otro lado, no comprenderemos lo que otros trabajadores rio arriba en el sistema han hecho para contribuir positiva o negativamente en generar las malas condiciones de trabajo de ese usuario final. No comprenderemos si se trató de una mala decisión de mantenimiento que hizo que el sistema de señalización funcione mal o si directamente la decisión de un gerente a cargo de las decisiones financieras de la empresa decidió no invertir en reparar las señalizaciones. No sabremos nada acerca de lo que hacen todos los días los trabajadores para impedir que, en esas condiciones, los trenes dejen de funcionar y lo hagan del modo mas seguro - o menos inseguro - posible. No comprenderemos nada. Lo veremos todo, pero no comprendremos mucho. En todo caso, de poner cámaras, habría que comenzar poniéndolas en las oficinas de quienes deciden las condiciones de trabajo de los conductores de medios de transporte y de quienes los mantienen. No entenderíamos mucho, pero por lo menos estaríamos observando el trabajo de quienes tienen el control del sistema en sus manos, no el de los trabajadores que pocos márgenes tienen para cambiar esa realidad.